Historia


…todo empieza en 1913

abuelo Mateo

Éste es Mateo, nuestro abuelo. Apasionado por la madera, comienza como carpintero de carros a los trece años, evolucionando hasta convertirse en uno de los mejores ebanistas de Jerez, obteniendo premios por la originalidad y precisión de sus tallas y muebles. Esta pasión por el trabajo manual bien hecho nos la traslada, aparte de en el ADN, en todas las horas que nos tuvo jugando entre escofinas, cepillos, formones y virutas.

A principios de 2013, y tras algunas vueltas, decidimos apostar por una combinación entre trabajo manual y “digital crafting”, creando el mundo que hoy en día nos hace girar: un encuentro amigable entre la precisión de la alta tecnología, y la calidez de las técnicas tradicionales y los materiales locales.

Gracias a esa herencia cultural, al apoyo incondicional de nuestras sufridoras parejas, padres, familia y amigos, y al virus de Mateo, hemos creado este espacio que nos mueve y motiva.